sábado, 18 de mayo de 2019

Chichén Itzá y sus misterios...




Chichén Itzá fue declarada por la UNESCO  como patrimonio de la humanidad en 1988. En el 2007 el Templo de Kukulkán fue reconocido como una de las 7 maravillas del mundo moderno. Los mayas Itzaes que vivieron aquí adoraban a Kukulkán(Serpiente emplumada) como su dios máximo. 



Templo de Kukulkán


 Este lugar se conoce como el Castillo o Pirámide de Kukulkán. Está pirámide tiene nueve cuerpos escalonados de 60 metros por cada lado y de 24 metros de altura, con una escalera a cada lado y un templo en la parte superior. La pirámide representa el calendario civil de los mayas: Cada escalón es un día del año y dado que hay cuatro lados con 91 escalones, la suma total nos da 364 escalones, que sumados a la plataforma nos dan un total de 365, equivalentes a los días del año solar. 
Durante en equinoccio, el sol proyecta, en el lado noreste, siete triangulos de luz que al formarse lentamente van conformando la silueta de una serpiente de 34 metros que evoca al dios Kukulkán, de allí que se dice: En el equinoccio Kukulkán desciende, para visitar esta tierra. 


Kukulkán


El Templo de los Guerreros es piramidal con cuatro cuerpos escalonados cuyos muros terminan en tableros, tres de ellos están decorados por guerreros, águilas y jaguares que devoran corazones humanos. La parte superior del templo está compuesta por dos grandes salas; la primera tiene una puerta dividida por tres aberturas que dan a otro muro y son una especie de pilastras que tienen la esfinge de Kukulkán. Esa misma abertura comunica con la otra cámara o sala que es una especie de santuario; en su interior se pueden observar ocho pilastras de piedra y una mesa, o altar, que están pegadas al muro y éstas están sostenidos por pequeñas estatuas en forma de guerreros. 


Templo de los Guerreros. 




Esta plaza es una gran extensión cuadrangular que mide aproximadamente 150 metros por lado. Cada hilera tiene 16 pilastras., con excepción de la que está en frente que sólo tiene 15. La altura máxima y la distancia que las separa, es aproximadamente de unos tres metros.


Plaza de las mil columnas. 





En esta plataforma podemos observar las cuatro cabezas de Kukulkán que están como vigilando el Templo donde según se cree baja o está Kukulkán. Esas serpientes de vez en cuando dice la mitología maya se convierten en jaguares también, y es por eso el nombre de la plataforma. Los detalles de las figuras en las piedras son bastante sugestivas y todas ellas son de la mitología maya. Cada una de ellas es impresionante.


Templo de las águilas y los jaguares. 






Este campo mide 146 metros de largo por 36 metros de ancho; y con todo y los dos templos, situados uno al norte y otro al sur: 168 metros de largo y 70 metros de ancho. La forma del lugar es un I latina, tiene un corredor central cubierto de césped y limita al oriente con dos muros verticales, paralelos de 95 metros de longitud. En el tiempo de los Itzaes un miembro del  equipo perdedor era decapitado, pagando con sus vida el resultado del encuentro. 



Cancha del Juego de Pelota.


Meta: Aro de la cancha. 





Este templo se llama así por el hombre barbudo que encabeza la escena en el muro principal. El templo se encuentra levantado sobre una base de tres cuerpos escalonados, que junto con la escalera descansan sobre una plataforma que tiene 14 metros de largo por 8 metros de ancho. En el interior del edificio hay una sola cámara con un techo en forma de bóveda y en donde hay un tablero que muestra a Kukulkán emergiendo de las fauces de una serpiente emplumada.  


Templo del hombre con barba. 



Este templo está colocado sobre dos gruesas columnas de piedra que evocan a una serpiente emplumada. Su muro es liso y vertical. Se encuentra anexo a la cancha del Juego de Pelota y termina en una banda horizontal de dos franjas con tableros esculpidos de cuerpos ondulantes de serpientes emplumadas. 



Templo de los Jaguares.


Y buenooooo... Me faltó ir al Cenote Sagrado, al Caracol y a la Casa de las Monjas. No voy a negar que Chichén Itzá es un lugar demasiado cautivante con una energía bastante especial y que para personas como yo(soy demasiado sensible) quizás todo lo que allí se siente, es demasiado para observar y para soportar. 

Todos los edificios son majestuosos, sugestivos y hasta grotescos. Me parece que la mayoría de las culturas de Mesoamérica tienen este tipo de construcciones y casi el mismo tipo de practicas. 

Desde siempre he creído y ahora afirmo con mucha más seguridad que la religión, las religiones se crearon por el miedo a la muerte y también por las puras ganas de ser superior a otro, o a otros. Ya sea en México, en Perú, en la India, en Japón, en Egipto... en casi todas las partes del mundo, sino es que en todas; las religiones son la misma cosa. No importa el nombre  que cada una de ellas adopte, todas ellas se rigen bajo el miedo y el deseo de ser superiores a los demás(si usted no está de acuerdo conmigo, créame que puedo entender su sentir, así que no pasa nada, ok). 

También creo que en el intento de trascender, de agradar a su dios, de dejar de sentir dolor, de ser aceptado por su dios o por la comunidad, las personas de todos los tiempos y todas las edades han estado dispuestas y algunas todavía lo están para hacer cualquier cosa, incluso matar; claro está, bajo el manto de la religión y para cometidos, dicen, sagrados. 

Creo que alguien sostiene este universo, porque cada cosa que hay como el mar, las flores, el cielo, las estaciones, nuestro cuerpo(que es una maquinaria viviente) son la mayor evidencia que una mente maestra tuvo que hacerlos, con una perfección inigualable. Ese Ser existe, aunque aún no sé exactamente cómo se llama y por experiencia propia sé que se interesa en mis asuntos. En un momento difícil de mi vida lo busqué(más bien creo que Él me encontró) y "le dije" qué a mí, no me sirve un dios en un santuario, en un templo, en una montaña, en una estatura, en una esfinge, no, yo quería, yo quiero todos los días un Dios real, aquí y ahora, aquí conmigo, que me entienda y me ayude en mis asuntos reales de esta vida, sin duda me ha encontrado y ha estado conmigo siempre y confío en que lo seguirá estando; es por eso que creo que Alguien sostiene este maravilloso universo. 

Y es justo en ese intento de saber cómo es, cómo se llama, o dónde está; que creo que nos hemos perdido y hemos distorsionado su concepto, que a mi manera de ver y entender las cosas, no es sangriento y odioso; sino, todo lo contrario, tiene que ser alguien lleno de amor. O si no explíquenme: ¿Cómo alguien malo y que incita a hacer cosas malas puede crear una bella flor? ¿Cómo pudo ponerle límites a los mares? ¿Cómo puede fecundar un ovulo y de allí hacer que nazca un bebé? ¡Tuvo que ser alguien lleno de amor, tuvo que ser alguien que inspire amor!
Bueno... nadie podría explicarme; para este tipo de cosas y otras más, no hay explicaciones. Las cosas así, no se entienden, se aceptan, se creen. Y cada quien es libre de creer y de pensar lo que le de la gana, y mis pensamientos son esos...

Es por eso que no soy fan, ni me gusta, ni tolero la cultura maya y las demás culturas de Mesoamérica y todas aquellas religiones y creencias que se basen en el miedo, en hacer daño a otros y en la superioridad. 
Que son impresionantes sus construcciones, sus calendarios, sus métodos medicinales y demás; sí, es cierto, son impresionantes, pero hasta allí. Lo demás son misterios... Misterios que no me agradan en absoluto y que son parte de la cultura y esa es la única razón por la que me gusta conocer lugares así: Porque viajar es aprender... Aprender para entender...






Las cuatro cosas que más me gustaron de Mérida.


+


Lo que investigué y leí acerca de Mérida, es cierto: 

  • Es una ciudad bastante segura. Nunca sentí lo que siento, por ejemplo, cuando voy a DF; literal, me siento perseguida y observada por todos. No tenía porque andar cuidando mi bolsa y cartera en exceso o cuidarme de miradas libidinosas. 

  • Es una ciudad muy limpia. Eso me gustó mucho. El centro de Mérida es súper limpio, sin temor a equivocarme, creo que no vi basura tirada en la calle o basura apilada en alguna esquina. Valladolid, también en una ciudad muy limpia. Durante el camino hacia Valladolid, sí había basura, pero no tan exagerada como lo he visto últimamente en Chiapas.

  • La calidad del aire es buena. No saben el respiro que fue para mí estar en Mérida estos días. En Chiapas los incendios están a todo lo que dan y la calidad del aire es pésima. Hasta hubo unos días en que el gobierno emitió la alerta para disminuir las actividades al aire libre y en la medida de lo posible, evitarlas; o bien, realizarlas en ciertas horas especificas. 

  • El sistema de transporte urbano y servicios de taxis son bastantes seguros. Me sorprendió mucho y lo agradecí demasiado. Indicaba la ruta(mientras corroboraba en el GPS) y no me iba a dar mil vueltas para llegar a mi destino y cobrar de más(en el caso de los taxis). Los urbanos o autobuses locales están muy bien comunicados y limpios y de las veces que me subí veía a las personas tranquilas usando celulares, sacando sus carteras, conversando con el de a lado y así; cosa que no puedes hacer si estuvieras en otra ciudad. 

También me encantó la amabilidad de las personas, eso no lo puse, porque no faltará alguien que diga que eso es relativo. Y... sí y no... Pero a mí me trataron súper bien. 

Estoy segura que en Mérida también pasan cosas malas, hay robos, asaltos y secuestros; pero el índice delictivo es menor al de otras ciudades del país. Por lo que pregunté con los meridanos, el gobierno y todos los ciudadanos se están esforzando mucho para que esos índices bajen en la medida de lo posible y la fama de una "Ciudad Segura", no sólo sea una utopía; si no, una realidad tangible en el día a día de las personas locales y de los visitantes. 



Centro de Mérida

Iglesia de San Sebastián. 

Atardecer en la península. 

Muy cerca de Valladolid, y un poco de basura. 

Por una de las calles de Valladolid. 

Otra de las calles de Valladolid. 

Por el centro de Valladolid. 





martes, 30 de abril de 2019

07-01-2019



El beneficio del perdón menudo es mayor para el que ha sido herido...



Hoy sucedió algo que me hizo sentir super mal como ser humano. Realmente me sentí avergonzada por la mala persona que fui en ese momento.
Resulta que muy de mañana fui al mercado y estaba haciendo las compras. Terminé de comprar y me dirigía a la casa cuando de frente mío venía una compañera del trabajo. Ella fue una de las compañeras con la que tuvimos muchos roces en el mes de Noviembre cuando surgieron esos detalles que les conté en el trabajo. La vi venir y al momento de cruzarnos la ignoré vilmente. Después que crucé la calle me sentí tan mal. Todo el camino a casa me decía: Eres una pésima persona. No importa lo que ella haya hecho, se supone que tú eres diferente y ¿Por qué actuaste así? Me fui a hacer yoga e intente razonar mil veces mi comportamiento, pero la verdad es que actúe mal, muy mal. Momento después hable con Dios y le dije que me ayudará con mi corazón orgulloso. 
No pensaba publicar esto(aunque si lo escribí en mi diario), porque ¿ A quién le gustaría leer acerca de un incidente así? 
Ahora estoy en el trabajo. La verdad es que llegué antes para evitar a todos. Estaba arreglando mis cosas, preparé un té, me senté, prendí mi computadora y justo en ese momento tocan la puerta y ¡Hola! Creo que tenemos que hablar...
Hablamos. Le pedí disculpas por la ignorada de hoy en el mercado. Y bueno borrón y cuenta nueva.
Lo mejor de todo esto es que sé que Dios existe y me escucha, nos escucha a todos. Él sabía que yo no iría a pedir disculpas por mi cuenta. Obviamente me conoce mucho mejor de lo que yo me conozco a mí. Y otra vez gracias Dios, por siempre salvarme de todas las formas posibles, porque de lo acongojado que sentía mi corazón, ahora estoy super bien 😄😄😄😄.

domingo, 14 de abril de 2019

Uno siempre vuelve a los lugares donde amó la vida...







Uno siempre vuelve a los lugares donde amó la vida...


Recuerdo que en ese entonces tenía 8 años. Estaba por finalizar el 3er año de primaria. Como cada mañana había desayunado esa comida espantosa (A mí me parecía espantosa) un sándwich con cacahuatina sumergido en un poco de leche. Mi padre también me había dejado en la escuela y me había dicho que a la tarde él volvería por mí. Ese día; esa tarde, nunca llegaron. Después de un montón de llamadas telefónicas, apareció mi vecina en la sala de la dirección de mi escuela, y ella fue quien me llevó a casa. Antes de llevarme a casa, me llevó a su casa y me ofreció un plato de comida caliente y cuando nos despedimos en la puerta de la que entonces era mi casa, me dio un fuerte abrazo y también me dio un beso en la mejilla. 
El portón se abrió y después se abrió la puerta que daba al interior de la casa, la escena que vi después que la puerta se cerró me dejó consternada. Toda la casa estaba revuelta, los cajones de los muebles estaban fuera, mi madre siempre ha sido amante de las artes manuales; e hilos, estambres, agujas, telas, cintas, encajes; todo estaba en el suelo. No estaban los muebles grandes, ni aparatos electrónicos y los utensilios de la cocina todos estaban en el suelo y las cosas de vidrio, rotas. Mi mente de 8 años no podía entender lo que sucedía. Ya que mi madre siempre había sido exhaustiva con la limpieza, pensé que quizás ella se habría puesto a ordenar las cosas. Pero, ¿De esa manera? Y ¿Por qué no lo había terminado a tiempo? No entendía lo que estaba sucediendo. Pasaron las horas y llegó la noche y mis padres nada que aparecían. Mi vecina volvió a llegar y arregló un poco mi cuarto y me hizo dormir. Era muy temprano cuando escuché que las puertas se abrieron y escuché las voces de mis padres, finalmente habían llegado. Días después mi madre me explicó que habían entrado a la casa a robar y que por eso ya no teníamos nuestras cosas; pero que no me preocupara, todo estaría bien. De ese tiempo sólo recuerdo que a medianoche mi padre se levantaba super agitado, siempre estaba nervioso, él era estricto; pero por esos años se volvió super duro e intransigente. Pasaron seis meses y un día vi en la calle de mi casa un auto pequeño y personas que subían algunas cosas; mi madre me llamó y me dijo: Despídete de la casa, nos vamos a empezar una nueva vida.

Esa nueva vida empezaría a muchísimos kilómetros del lugar donde hasta entonces había vivido. Era un pueblo muy pequeño, con pocos habitantes y en ese tiempo de la capital de mi estado a ese lugar uno se tardaba en llegar como cuatro horas; era un camino de terraceria con curvas super terribles. 
Esa mañana me despedí de la casa, lloré mucho, muchísimo. 
Después de esas cuatro horas, finalmente llegamos. El pueblo era pequeño (de hecho aún lo es) muy pocas casas se podían ver, alrededor se alzaban majestuosas montañas y todo era verde, verde. El Sr., que manejaba el auto me dijo: Te vas a divertir mucho aquí, hay un río enorme y hay unas pozas de agua azul donde podrás nadar todo lo que quieras, vas a hacer muchos amigos, las personas de aquí son muy amables. 
Nuestra nueva casita era pequeña comparada con la otra. Fue en ese tiempo que empecé a amar los espacios pequeños y el tener pocas cosas, sólo las indispensables. 
Y así empezó nuestra nueva vida en ese lugar. Para animarme mi madre me dijo: ¡No irás a una escuela normal, aquí hay un colegio, irás a un colegio! ¡¿Puedes creerlo?! Ahora me da mucha risa, ella lo hacía para animarme, lo cierto era que en ese lugar sólo habían dos escuelas: El Colegio donde estudié y otra escuela que quedaba a las afueras de esa localidad. Todo mi tiempo en ese colegio fue tan divertido, mis profesores eran super buenos en su trabajo y buenos con nosotros. Tenía muchos amigos y todos estaban emocionados y deseosos de aprender de esa niña que había venido de la ciudad para estar en ese pequeño lugar. La verdad es que yo aprendí muchísimo más de ellos (de ellos como personas), que lo que me habían enseñado en la escuela de la ciudad donde antes vivía. Lo que el Sr., me había dicho del río era verdad: ¡Las aguas eran azules! y muy refrescantes. Cada tarde solía ir al río con mis amigos y en temporada de vacaciones, no había quien me sacara de allí. 
Dicen que pueblo chico, infierno grande. Aquí era parecido; pero no un infierno, era un cielo para mí, porque todo era en positivo. 
A los pocos días casi toda la gente del lugar se enteró del verdadero motivo de nuestra llegada (esas cosas de las que me enteré muchos años más tarde). Aún ahora me parece increíble que nadie del lugar me haya dicho antes que mi madre, cómo fue que pasaron las cosas en la otra casa de la ciudad.

Mi madre siguió trabajando sin tregua y mi padre dejó el trabajo de oficina y se empezó a dedicar a las actividades del campo. Recuerdo que pasaba horas sin fin en el rancho. 
Ellos trabajaban hasta el límite de sus fuerzas, casi nunca los veía.
Aunque ellos no eran religiosos (y ahora tampoco lo son), me enviaban cada Sábado a una Iglesia Adventista. Recuerdo que la gente era super amable, atenta, carismática, servicial, amorosa. Realmente me recibieron con mucho amor y yo sentía que tenía una gran familia y por eso aunque mis padres estaban siempre fuera de casa, nunca me sentí sola. 
De los tres, yo fui la que me adapte más rápido. Incluso ahora, yo soy la que digo que quisiera volver a vivir en ese lugar. 
En México, nunca conocí gente más amable, desinteresada y leal que con la que interactúe en esos tiempos. Mucho de ese amor que me faltaba, ellos me lo dieron sin esperar nada a cambio.
Imagino que ahora muchas cosas han cambiado, las nuevas generaciones cambian, todo cambia. Eso sí, cada que regreso me hacen sentir como en casa, me hacen sentir y saber que a la distancia tengo una gran familia que siempre me espera con los brazos abiertos. 
Mis memorias vinieron en un día como hoy. No quería recordar, pero siempre que vengo aquí, los recuerdos vienen sin más...


miércoles, 27 de febrero de 2019

Roma, la película...





La película Roma está ambientada a principios de la década de los 70. Por ese entonces Luis Echeverría Álvarez era el presidente de este país. ¿Por qué menciono éste hecho? Los movimientos sociales de México siempre han estado marcados por la intervención de forma corrupta y agresiva de muchos de sus gobernantes. La película retoma éstos hechos de una forma un tanto escueta pero que me parece bastante interesante sobre todo por la situación que nuestro país atraviesa actualmente y para ser más precisa: La situaciones que se vivieron durante el sexenio pasado de desapariciones forzadas masivas. 


Roma, es una colonia de la ciudad de México que fue construida a principios del siglo XX. Y está ubicada en una zona muy cerca del centro de la ciudad. Durante la década del siglo XX esta colonia fue el asentamiento de la clase alta de la ciudad y se edificaron magnificas mansiones, algunas tipo palacios. Ahora muchas de esas mansiones ya no existen porque no cumplían con las normas de “modernidad” de sus nuevos moradores. Me parece también un hecho super relevante que el director haya elegido esta colonia para recrear la historia y mostrarnos ese lado humano que nos hace creer(o al menos yo quiero creer) que existen personas acomodadas que velan por la estabilidad de sus empleados, porque al fin de cuentas; todos, son parte de una familia. 


Muchos mexicanos comentaron que la película se les hizo eternamente aburrida y muchos la dejaron de ver a la mitad porque simplemente no les gustó. Difiero bastante de ellos, para nada es aburrida… Es una historia sumamente dramática y para lograr entenderla pienso que tienes que colocarte en el lugar de cada personaje y entender el momento que están viviendo para poder disfrutarla. . Cada minuto de la película me hacía emocionarme y esa emoción no se perdió durante el tiempo que duró. 
Entiendo que algo no guste, sería ilógico pensar que les guste a todos; porque cada uno es diferente con gustos propios; eso lo entiendo. Lo que está mal es que muchos comentarios de critica destructiva se basaron en el color de piel, tono de piel, rasgos y origen de la protagonista. Me parece algo denigrante y con tintes de racismo; por no decirlo tal cual: RACISMO y obviamente no me parece en absoluto que esté bien. Otros más también dijeron que ella no es una actriz. Pienso que una actriz no nace, se hace. Una actriz es aquella persona que te hace sentir y logra meterte de tal forma en la historia y en su personaje que puedes llegar a entender sus sentimientos y comprender el motivo de sus acciones. 


El personaje de Cleo confiado a Yalitza Aparicio me pareció impresionante de principio a fin. Quizás porque yo también tuve una nana me puse a pensar que la mayoría de las veces, pensamos que esas personas están a nuestro servicio y nos olvidamos que también son seres humanos con sentimientos y situaciones propias. Aplaudo profundamente el hecho que el director haya escrito el guion de la forma en que lo hizo, especialmente la escena donde Cleo le cuenta a Sofía que está de encargo (está embarazada). Esa escena fue una de las que más me gustó. No voy a hablar tanto de los comentarios negativos que se hicieron en contra de Yalitza Aparicio, me parecen denigrantes y mencionarlos es darle importancia a algo que no lo tiene. Sólo escribiré estos dos puntos; una para las personas “acomodadas” aquí entran las personas del medio artístico y otra para las personas comunes como yo. A las personas “acomodadas”: Existen dos clases de personas “acomodadas”. Las hay aquellas que gracias al bienestar que les da el tener dinero pueden sacar lo mejor de su persona y de su carácter, y están aquellas que hacen todo lo contrario. Recordemos y nunca olvidemos que el dinero pasa y se acaba, no es el dinero lo que nos hace mejores o peores personas, es la naturaleza de nuestra personalidad lo que cambia la calidad de nuestra vida. A las personas comunes como yo: Hay un tipo de belleza que no se compra con dinero, ni se obtiene criticando y hablando mal de los demás. Esa belleza nace del alma, de nuestros principios, de nuestros valores. Cuando hablamos mal del otro, realmente estamos hablando mal de nosotros mismos. Aprendamos a celebrar los triunfos de otros… Aprendamos a vivir en armonía. 

A Marina de Tavira se le confió el personaje de Sofía y quiero mencionarlo porque es una de las cosas más dignas que he visto en la carrera artística de una actriz. Su personaje me recuerda a ese primer tipo de personas acomodadas; esas que pueden sacar lo mejor de su persona y de su carácter. Su actuación me parece tan magistral, tan bien llevada, pienso que en ningún punto se olvida de quién es verdaderamente ella y creo que esa fue su mayor fuerza durante toda la película para sacar adelante a su familia y obviamente a su personaje. 


Roma, la película... Es una historia real. Me pregunto: ¿Es la realidad lo que molesta tanto? Quizás sea eso...Roma es la película que nos muestra de forma clara el lado más humano y también el más despiadado de cada uno de los seres que habitamos este planeta. 




martes, 15 de enero de 2019

Reloj Monumental en Pachuca de Soto.

Siguiendo con mi sueño de conocer un lugar de cada estado de mi país. Esta vez le tocó a Pachuca de Soto. Este lugar está aproximadamente a dos horas de la capital del país. El camino es bastante desértico(buenooooo, digo eso porque los caminos de Chiapas regularmente no son así) y lo único que se ve durante todo el recorrido son magueyes. 

De las cosas que más me llamaron la atención cuando llegamos fue el viento, que se podía sentir bastante fuerte. El viento siempre me recuerda a mi tierra natal porque allí, sí que son fuertes. 



El centro de Pachuca me pareció realmente hermoso, la arquitectura de sus edificios es realmente bonita y colonial. Aunque sus calles son estrechas tienen ese encanto que te hace querer conocer la ciudad caminando. 





En el Zócalo o centro de Pachuca se encuentra está gran obra de arte: El Reloj Monumental.



¡Wooooow! ¡Es maravilloso! Por así decirlo este edificio tiene tres pisos. En la base encontramos una tienda con muchos productos artesanales de la región y una oficina de turismo; los siguientes tres pisos sólo los podrás conocer si te atreves a subir en vertical por unas maravillosas escaleras... 
¿En vertical? Sí, en vertical. Realmente cuando escuché decir a la chica: Subiremos en espacios muy estrechos con una escalera en vertical... Me imaginé todo, menos lo que viví. Cuando la chica abrió la puerta y vi la escalera; que más que escalera, son unos barrotes de metal en forma de grapas incrustadas a la pared, me quede en shock e inmediatamente dije: ¡No voy a subir! ¡No lo haré! 
Debo reconocer que la chica guía hizo una excelente labor de convencimiento conmigo, porque me atreví a subir. Ahora digo: ¡Que bueno que lo hice, me hubiese perdido de tanto!
Más bien, me hubiese perdido una de las cosas mas impresionantes de Pachuca. 

Y sí, literal es subir en vertical... Me gustó mucho está lámpara, la encontrarán al subir las escaleras hacia el primer piso. 



Aquí es donde empezamos está aventura, para llegar a este lugar subiremos primero por la escalera en vertical, esa de los barrotes en forma de grapa. La forma en que este reloj fue construido es muy impresionante. Estar allí es algo mágico, como viajar a otra dimensión u a otra época. ¿Han escuchado hablar del Big Ben? ¿Ese famoso reloj de Londres? Pues la compañía que hizo el Big Ben, hizo también éste. 














Dejamos este espacio para subir al siguiente piso y entramos a unas escaleras de metal en zigzag. En está escalera no sentí tanto miedo a pesar de que con la vibración de nuestros pies se movía mucho. 




Este Reloj por así decirlo tiene cuatro caras y al entrar a esta zona debemos tener mucho cuidado para no chocar con alguna de ellas, si llegáramos a chocar con alguna de ellas le daremos mucho trabajo a las personas que laboran en ese lugar porque tendrían que programar de nuevo el reloj y así éste pueda dar la hora correcta. 






Esta es la zona en la que sí me dio muchísimo miedo, mucho más de cuando subí las escaleras en vertical. Para llegar hasta acá tenemos que pasar por una escalera inclinada de madera. Debo decir que cuando llegué hasta aquí tuve que controlar mucho mi organismo porque me estaban dando unas nauseas espantosas y el corazón me latía a mil por hora(sé que es una exageración lo del mil por hora, pero en serio latía muy fuerte).




Llegar hasta aquí fue todo un logro para mí, una experiencia muy buena... Ahora digo:¡Qué bueno que me atreví a subir! 
Estas campanas suenan a cada cuarto de hora y cada campana tiene una nota musical. El área de este lugar está hecha de cobre. Y la vista desde allá de toda la ciudad es única y maravillosa. 






Son las fotos que tomé ese día y las que más me gustaron de la ciudad. Un detalle curioso de esta ciudad es que fue construida desde arriba(o sea las montañas) hacia abajo(las calles). 
Cuando vengan a Pachuca les super recomiendo que visiten el Reloj Monumental y puedan subir para vivir esta experiencia. 











Subir es todo un reto y bajar, lo es aún más. Estábamos bajando y llegamos a la penúltima escalera; esa, la vertical. La chica guía preguntó: ¿Quién tiene más miedo? Inmediatamente dije: ¡Yo! 
Entonces ella me dijo, ¡No tengas miedo! Voy a bajar yo primero y después vienes tú, cualquier cosa, estoy atrás de ti y no pasará nada. Y así fue. Mientras bajaba, ella colocaba mi talón en uno de los barrotes para así darme seguridad al colocar el talón de mi otro pie y así uno a uno llegamos otra vez a donde iniciamos.