jueves, 7 de noviembre de 2019

De los que se van y de los que se quedan...


Hablando de los que se van, creo que el momento se acerca y por eso hoy voy a contarles acerca de mi madre.

Ella es una mujer dura con un espíritu aventurero y decidido. Nunca vacila en todas las decisiones que toma y su filosofía de la vida es: Si trabajas siempre tendrás el mundo a tus pies.

Para ella lo más importante es quedar bien con las personas que la rodean y el "qué dirán" siempre es sumamente importante. No importa lo que cueste, es vital mantener las apariencias.

Lo que más admiro de ella es esa firmeza que siempre la ha caracterizado y lo que menos me gusta de ella es ese afán desmedido por mantener apariencias sin sentido.
De lo que las personas que la conocen me cuentan y de lo que he visto, siempre ha trabajado muy duro. Incluso fue padre y madre para tres de sus hermanos. Entonces es que pienso que cuando a ella le llegó el momento de casarse y tener hijos, simplemente ya estada demasiado cansada.

Detrás de esa coraza de firmeza o más bien diría yo; dureza, siempre sentí un aire de fragilidad, miedo y tristeza.
Sí, mi madre siempre se me hizo una persona muy triste. Detrás de su perfección siempre note infelicidad. De allí que cuando conozco a alguien con esas características no dejo de pensar en que su vida debe ser profundamente triste.
Todo lo anterior (acerca de lo que pienso de mi madre) hasta ayer eran conjeturas, cosas que creía pero sin fundamentos.

Sin buscarlo ayer descubrí; quizás, el secreto muy bien guardado de mi madre y de paso también de mi padre.
Como dicen: Ninguna mentira dura cien años; en este caso, ningún secreto se logra guardar por más de cien años.
Fue un momento de shock. ¡Nunca me lo hubiese imaginado! ¡Y vaya que suelo imaginar siempre montón de cosas! Inmediatamente lo hablé con mi psicólogo y Él me dio la paz que estaba necesitando en esos momentos.
¡Ah! ¡Mamá, mamita querida cuánto has sufrido! ¡Cuánta tristeza has guardado por tanto tiempo en tu corazón!
y bueno... Nadie me ha puesto en esta tierra por juez y sólo espero que hayas hecho la paz con Dios y sobre todo te hayas perdonado a ti misma.

El momento de partir sin duda se empieza a acercar...
Cuando tenía 6 años y entre a la primaria escuchaba a mi madre rezar y decía:
- Señor, que cumpla 15 años. Entonces puedo morir. 
Cuando cumplí los 15 años igual rezaba y decía:
- Señor, que logre estudiar una carrera y terminarla y entonces me iré en paz. 
Entré a la universidad y terminé la carrera y allí la oí decir:
- Señor, que encuentre un trabajo estable y entonces ya puedes llevarme. 
Anoche finalmente la escuche decir:
- Ahora sí, Señor, ¡Ya me puedo morir en paz!



Las Nubes...

¡Hace tanto tiempo que quería venir a este lugar y por fin se me hizo conocerlo! 

Este lugar se encuentra en una parte que colinda con la selva lacandona y está aproximadamente a siete horas de la capital chiapaneca.

Las Nubes (como ahora le conocemos a este lugar), surge de la organización de un grupo de campesinos que crearon una sociedad cooperativa y con apoyos externos lograron construir la infraestructura básica del lugar para ofrecer sus servicios turísticos. A este proyecto se le llamó Causas Verdes Las Nubes. Esta cooperativa de campesinos tiene como filosofía conservar en la medida de lo posible los recursos naturales que se encuentran en esta zona. 

Las Nubes es un conjunto de cascadas con pozas naturales. Una parte de la ribera está ubicada en el río Santo  Domingo que forma parte de la Selva Lacandona y tiene como límite la Biósfera de Montes Azules. 





Hongos que podemos encontrar a lo largo del recorrido. Hay de muchos tipos, pero los de la foto son los más típicos. 






Nido de un tipo de hormiga. 




Árboles selváticos que se pueden observar entre ellos: Cedro, caoba, ceiba, chicozapote, mulato, matapalo; los hay maderables y exoticos. 

Me encantó la "decoración" de este árbol. ¡Majestuoso en verdad!







Pasar por en medio de estas rocas es de verdad un desafió... Me pareció demasiado irreal pero tan magnifico. ¡Definitivamente quiero volver!






Una vista de unos de los miradores que dan al Río Santo Domingo. 
En el transcurso del año el color del agua va cambiando de apariencia, intensidad y colores, desde un intenso verde hasta un precioso azul turquesa. 







Cascada Las Golondrinas.
Sentarse en una de las piedras que están en esa parte y sentir la brisa es lo más lindo que me pasó en ese lugar. La vista desde el puente de la cascada también es impresionante. La fuerza del agua es increíble y para los que disfrutan de hacer deportes extremos pueden hacer rafting.
La caída de agua que se origina en forma de una densa nube fue lo que le dio el nombre a este sitio. 













Con la visita a este lugar cumplí otro de mis sueños que es conocer todos los lugares turísticos de mi estado. Me faltan tres lugares por conocer aún y realmente estoy deseando que ese día llegue lo más pronto posible. 

¡Vengan a Chiapas! 








martes, 22 de octubre de 2019

마늘장아찌, Curtido de ajos.





Si son amantes de la gastronomía coreana está receta les va a encantar; si no, les animo a que la preparen y la prueben.

Una amiga coreana me pasó la receta y se las dejaré tal cual ella me la puso.
Se llama 마늘장아찌 (Maneul Jang-a-chi). Maneul; significa, ajo y Jangachi, es curtido. Es diferente del kimchi normal. No es picante, pero es un poco más dulce. 


Ingredientes:

Primer paso:

  • 2.5 Libras de ajo. (Aproximadamente 1 kilo y medio de ajos) 
  • 400 ml (2 vasos) de vinagre. (Yo usé vinagre de manzana orgánico). 
  • 400 ml de agua. 




Segundo paso:

  • 100 ml de Salsa de soja. Tiene que ser salsa de Soja autentica, marca coreana o la marca japonesa Kikkoman. (Encontré la salsa de Soja Kikkoman y revisé sus ingredientes, sólo lleva agua, soja, trigo, sal y benzoato de sodio y por ese conservador fue que decidí no comprarla. Entonces me decidí por la Salsa de Soja marca Bragg, que contiene lo mismo a excepción del conservador.) 
  • 400 ml de azúcar. 
  • 200 ml de agua. 
  • 10 gramos de sal. 


Procedimiento:


1. Pela los ajos dejando intacta la cima. Porque si la cortas, el almidón sale y pierde transparencia y el jugo genera burbujas. 


2. En una botella de vidrio pones la mezcla de agua y vinagre. 


Los ajos necesitan estar sumergidos debajo de la mezcla. Colocas la botella en un bolsa de plástico negra o envuelta con papel periódico y la llevas a un lugar oscuro. No tiene que llegarle la luz porque sino los ajos se volverán color verdes, puedes comerlos así, pero por cuestión de estética es mejor que se vean blancos, como es el color del ajo. 


3. Dejas la botella de vidrio con la mezcla de ajos por una semana. 


4. Cuando la semana ha pasado, sacas el frasco y en otro recipiente colocas la mezcla de vinagre con el agua y le agregas los demás ingredientes. Dejas que hierva muy bien; no debes hervir los ajos, sólo la mezcla con todos los ingredientes. Ya que ha hervido dejas caer todo el liquido en la botella y cierras muy bien.


5. Ahora colocas la botella de vidrio con los ajos en la nevera y esperas por un mes para que puedas disfrutarlo. 


Puedes comer con arroz, agregarle a los sándwich, acompañarlo con algún guisado o como tu creatividad te permita. 


¡Disfruta mucho!






He puesto la receta tal cual mi amiga me la dejó. He seguido todos los pasos y aquí está listo para meterlo en la nevera y esperar un mes para poder disfrutar de está delicia:


Si me preguntan, lo único por así difícil de está receta es pelar los ajos. Espero que amen tanto como yo, el aroma de los ajos; si no es así, quizás les molestará un poco tener que pelar tantos... 












martes, 8 de octubre de 2019

El Cerebro...




Hace unas semanas atrás fui a conocer este lugar. Se conoce como el cerebro, le dicen así porque cuando lo observas de lejos tiene esa forma. 
¡Aún ahora que escribo este post no puedo creer que éste lugar haya estado tan cerca del lugar donde vivo y no lo haya conocido antes!
Cuenta con una extensión territorial de 2 mil 176 hectáreas. Por los restos que se han encontrado en este lugar y también por algunos tipos de roca que se pueden observar se cree que tiene un origen continental, la cual apareció de la caliza marina que corresponde al periodo geológico que  marca el fin de la era de los dinosaurios. 
Este periodo cretácico como también se le denomina; se caracteriza por un clima bastante cálido y con un alto nivel de los mares. En esos tiempos la tierra estuvo poblada por dinosaurios y en las aguas vivían reptiles marinos que ahora ya ni siquiera se tiene en cuenta que alguna vez existieron. 







Vista hacia la  Cueva de Santa Martha




Esta vista es de uno de los miradores que dan hacia la Ribera de Piedra Parada. ¡La vista desde allí es sumamente impresionante! Cerca de este lugar se encuentra un campo que se llama Monte Bonito, allí se pueden rentar aeroplanos y vivir la experiencia de volar en el aire. Ese día tuvimos una suerte increíble porque pudimos observar a lo lejos un aeroplano. 






Las siguientes fotos son mis favoritas. ¡La forma de las rocas es realmente impresionante! En una parte me pareció que veía una especie de muralla hermosamente hecha por esas rocas gigantescas. 
La ultima foto es de una grieta que encontramos en el camino. ¡La extensión de la grieta es realmente enorme!







Conocer este lugar se me hizo una experiencia irreal. ¡De verdad qué lo fue! Incluso ese día vi por primera vez una bellota. Hay muchísimos arboles que tienen bellotas. Entonces en ese lugar deben vivir muchas ardillas. También hay muchos árboles de roble. En esta región la madera de roble es muy preciada por las personas. 
¡Cada experiencia en la naturaleza me parece más increíble que la anterior! Cada que visito un lugar donde entro en contacto con la naturaleza no puedo dejar de pensar que una mente maestra tuvo que dar lugar a todas las formas de vida que existen y que alguna vez existieron. ¡Realmente es increíble!






lunes, 30 de septiembre de 2019

Cueva de Santa Martha.




El día de ayer fuimos a explorar las faldas de esta cueva. El desvío para entrar a esta cueva se encuentra sobre la carretera que va a la Ribera Piedra Parada. Del municipio de Ocozocoautla Chiapas a este desvío, se hace aproximadamente veinte minutos en coche. 
Nuestro objetivo era visitar la cueva desde dentro. Cuando hicimos planes para ir a este lugar realmente no me imaginé lo que me encontraría, pensé que sería una cueva común y corriente y sin ningún nivel de complejidad; obviamente, la realidad fue otra muy distinta. 
Una vez que llegamos al desvío pedimos permiso para entrar con las personas que cuidan ese rancho. La Sra., en verdad fue muy amable y no puso ninguna objeción y nos dejó pasar explicándonos brevemente por donde teníamos que ir para llegar. 
Para subir es necesario abrirse camino en medio de los arboles y la hierba que crece en las montañas. Se debe tener especial cuidado ya que la cueva se encuentra en una parte un poco alta, la subida es literal un despeñadero y un paso en falso puede ser fatal. 
Si no estás acostumbrado a los bichos e insectos que crecen en las zonas montañosas, este lugar tampoco es para ti; a lo largo del camino se pueden encontrar gusanos, arañas, serpientes y algunos depredadores pequeños. 
La subida realmente fue todo un desafío, gracias a todas las precauciones que tomamos llegamos a una parte de la cueva y desde allí comenzamos a caminar en  semicírculo para llegar a la entrada de ella. 


Vista desde la carretera. 

Paredes de la cueva


Esta es una parte de la entrada, es una lastima que la cámara que llevamos no nos diera más amplitud para poder mostrar lo inmensa que es. 
Las paredes de la cueva son de piedra caliza, y al mínimo toque todo se desmorona; así que también hay que tener especial cuidado para colocar la mano al sujetarse. 



Esta vista me pareció sumamente impresionante. ¡Fue increíble llegar hasta allí! 
En realidad fue la zona hasta la que pudimos llegar. De allí el descenso se volvió complicado y más aún porque no llevamos el equipo necesario para este tipo de actividad. 
Cuando planeamos ir a este lugar no nos imaginamos que nos encontraríamos con ese detalle(el de tener que llevar un equipo necesario para escalar); como lo dije al inicio, íbamos sólo por una cueva común, ¡pero vaya sorpresa!. Incluso ahora que lo escribo y lo pienso, realmente fue muy atrevido subir hasta esa parte. Más que atrevido, fue sumamente peligroso y realmente agradezco que hayamos llegado a casa sanos y salvos. 
Pero esa vista sin duda lo valió todo. Creo que ese fue el momento en que vi la vida pasar y sólo agradecí por la oportunidad de poder vivir cosas como esas. 







De aquí empezamos el descenso. Si subir fue un reto, bajar realmente fue un super reto y dificilísimo ¡he! Ahora mismo me siento super orgullosa de mi misma jajajajajajaja porque esta es la tercera cosa más extrema que hago en mi vida. ¡No me arrepiento, valió la pena!














La penúltima foto es de un árbol de una especie de higuera. Ese árbol era enorme y es increíble como puede crecer en la roca. En el tronco de ese árbol también había un panal. Las abejas estaban trabajando arduamente, no pude evitar pensar en el invierno que esta por llegar y en qué ellas tendrán comida y un maravilloso refugio. ¡Naturaleza increíble y maravillosa, tantas cosas que nos enseñas!. 

¡Definitivamente tengo que volver! Me quedé con ganas de explorar mucho más y ver las pinturas rupestres que dicen que hay. 
Por los hallazgos que se encontraron en esta cueva se piensa que existió presencia de seres humanos desde hace más de 12, 500 años. También nos contaron que en la base de está cueva se encuentra un río. ¡Todo me parece sumamente impresionante! Me imagino la vida en aquellos tiempos. Pienso que fue tan libre. Si estas personas que dicen que existieron realmente vivieron allí, creo que fueron muy afortunados de poder disfrutar de un tipo de clima como el que se encuentra en esta zona y de poder obtener sus alimentos de la tierra y de la fauna local. 




lunes, 26 de agosto de 2019

Zona Arqueológica: Tenam-Puente.



Aunque esta zona arqueológica está relativamente muy cerca de donde vivo, no la conocía. De la ciudad capital del estado son aproximadamente tres horas y media, muy cerca del municipio de Tzimol. 

El nombre de esta zona  proviene de la voz náhuatl -tenamitl- que significa “fortificación”, “Muro” o “defensa” y de una antigua finca llamada "El Puente"; de allí: Tenam Puente, lugar fortificado. 

Este lugar cuenta con un centro cívico ceremonial que fue construido en una serie de pequeñas colinas, sobre las cuales están edificados sus conjuntos arquitectónicos. 

En la actualidad esta zona arqueológica tiene una superficie de dos kilómetros cuadrados. 
Sus edificios más importantes están en la Acrópolis; es decir, en la parte más alta de esa "ciudad" con una gran cantidad de plataformas y templos. En total son cinco edificios/plataformas/templos y tres canchas de juego de pelota. Las construcciones se organizan alrededor de los patios y plazas. 

Se cree que  este asentamiento corresponde a la cultura maya y la Acrópolis alcanzó su máximo desarrollo durante el periodo Clásico Tardío (600-900 d.C).

Por todos los objetos que se han encontrado en este lugar se piensa que ellos tenían importantes relaciones comerciales con las diversas regiones cercanas a ellos. 

Las construcciones de las zonas arqueológicas siempre me dejan profundamente impresionada, porque se mantienen a pesar del tiempo. Hace algunos años leí en un libro que uno de los "pegamentos" que ellos usaban en sus edificios era una mezcla de baba de caracol y sábila. Obviamente tendrían que haber usado algo más para que sus construcciones no se derribaran tan fácilmente e incluso puedan soportar terremotos y sismos. ¡Es increíble! ya que ninguna obra de ingeniería de la actualidad ha podido superarlas o siquiera igualarlas. 






Esta vista me pareció espectacular. 

Estructura 7 o Acrópolis, el punto más alto de la ciudad. 

Estructura 4, muy cerca de la Acrópolis. 

Si estas personas realmente existieron, pienso que fueron muy afortunados. ¡Tenían unas vistas simplemente impresionantes! Esta es una de las partes que me hace dudar: Con esta increíble calidad de vida, ¿Cómo desaparecieron? ¿Por qué se dejaron conquistar y llegar hasta casi el exterminio?


Altar de sacrificios.


Cancha del Juego de Pelota. 

Edificio construido con piedras calizas perfectamente ensambladas. 


Este edificio me parece increíble (como todos los demás). La parte frontal es una especie de repello perfecto y son curiosas las piedras de las esquinas que sobresalen a todo lo demás. 

A este tipo de edificios sólo hay una manera segura de subir y bajar, y es en forma de zig zag. No he encontrado alguna otra forma mejor de hacerlo. La altura entre los escalones es bastante considerable, no tan común; además, que el espacio donde se coloca el talón es sumamente estrecho. 




Algo que también se me hizo muy curioso es que está zona cuenta con tres canchas de juego de pelota.  Una, más grande que las otras dos. Se cree que las dos canchas de juego de pelota más pequeñas pertenecían exclusivamente a la clase alta. 
A diferencia de Chichén Itzá la energía de este lugar se siente muy diferente. No sé; si fue  el sol, el hermoso cielo azul o simplemente la energía de aquí, pero sentí mucha paz y tranquilidad.