martes, 16 de enero de 2018

Happy Day.




Hoy es uno de los días mas felices de toda mi vida. Hace un año, justo por esta época aplique para entrar a un trabajo de la federación que tiene que ver con la administración de centros de salud. Para Junio del año pasado había perdido toda esperanza de que algún día me llamaran con una respuesta positiva. Y fue una tarde de ese mes en que me perdí en un fraccionamiento y no pasaba ni un taxi ni colectivo y literal estaba al punto de la desesperación, cuando encontré a una chica que iba en su auto y me dijo: ¿A dónde vas? Si gustas puedo llevarte, te acerco al lugar al que vas.

Me subí a su auto y durante la platica descubrimos que íbamos casi por el mismo lugar y que ella trabajaba al lado de las oficinas donde yo había aplicado. Ese día me dijo que no me desesperara, que siguiera esperando. Que dada la demanda de esos trabajos y los pocos puestos, era lógico esperar mucho tiempo. Que en una de esas, aún me llamaban y qué quien tiene paciencia obtiene lo que desea. 
Sus palabras fueron todo lo que necesité ese día y me ayudaron para esperar durante los meses que siguieron...
Cuando inició este año... me acordé de ese día y me pregunté: ¿Podrás seguir esperando? 
Ayer eran las 8:18 de la noche y mi teléfono recibió un mensaje de texto. En mi mente dije: ¿Quién manda un mensaje de texto en esta época? 
Cuando fui a checar el celular, casi me desmayo y me pongo a gritar de la emoción... pero tuve que controlarme...
No lo podía creer. El mensaje decía: Soy tal persona, comuníquese por favor con nosotros y firmaba con el nombre de la institución. 
Ahhhhh! Qué emoción!!! 😱😱😱😊😊😊..
Hoy, que ya he ido a las institución y me han explicado todo el protocolo que sigue y que el lunes próximo es la ceremonia de nombramientos... todavía no lo puedo creer... me parece un sueño... un hermoso sueño. 
2017 fue un año en que tuve que aprender a ser fuerte.
2017 fue el año en que tuve que aprender a depender de Dios a cada instante. 
2017 fue el año en que entendí que no puedes depender de una sola fuente de ingreso.
2017 fue el año en qué aprendí a ser mi propio jefe.
2017 fue el año en que tuve que "demostrar" que no sólo me sabía las tablas de multiplicar sino que también sabía comprar en la tiendita. 
2017 fue el año en que aprendí a dar clases a distancia y aprendí a entender la cultura de cada persona con la qué tuve contacto.
Han pasado 6 meses y 15 días desde esa tarde de Junio, estoy segura que la chica con auto de ese día no se acuerda de mí, pero yo no me he olvidado de ella. Cuando todo esto pase, me daré un tiempo para ir a su trabajo y buscarla y agradecerle por las palabras de ese día. Pienso que Dios hizo todo ese día: Perderme, no encontrar un medio de transporte para moverme y encontrarla...
Gracias Dios por cada día... Gracias por esta oportunidad. Gracias por siempre estar al control de todo. Y cómo hoy me dijeron: El camino no será fácil... Y sé que no será fácil... Nuevos retos empiezan... pero si tu vas conmigo, no necesito nada más...

No hay comentarios:

Publicar un comentario