viernes, 20 de abril de 2018

Limón-Limonero: El alcalinizante y bactericida por excelencia.

Mi favorito de está temporada: Limón-mandarina.


Hay cosas curiosas y maravillosas en la naturaleza y todas ellas me sorprenden. Como he dicho antes no tengo una religión en particular pero creo profundamente en las enseñanzas de la Biblia. Hay unas lineas que me encantan y dicen: Gustad y ved, cuán bueno es Dios, dichoso el hombre que confía en Él. Salmos 34:8. Además de que esas lineas me encantan, es una de mis tantas favoritas porque es así como trato de vivir: Debo comprobar por mí misma que determinada cosa, situación o persona es como dicen, para después formarme y hacerme de una opinión. Gustar y ver son los verbos activos, lo que al final de cuentas le da sentido a nuestro existir. 

Y hoy, les vengo a hablar un poco del poderoso limón. En la región donde vivo, en México, se tiene la creencia: Si comes limón, se te va a cortar la sangre. Haciendo referencia a que si consumimos mucho limón dejaremos de tener una sangre buena e incluso haremos que se agote. Debo decir que durante mucho tiempo crecí con esta idea, que ahora (por experiencia propia) es errónea para mí. 

Por increíble que parezca el limón no corta la sangre, al contrario; purifica los conductos y la sangre misma. Incluso es muy conveniente para las personas que sufren de dispepsia (digestión difícil) y, aunque parezca paradójico, es super beneficioso para todas aquellas personas que padecen acidez estomacal. Químicamente el limón es capaz de neutralizar el excesos de sustancias alcalinas, así como las de ácido.

¿Cómo lo sé? Como dije antes, yo misma lo he experimentado. Hace algunos años tuve una baja de hemoglobina y sufría de acidez estomacal; para mi sorpresa, parte del tratamiento incluía una ingesta diaria de veinte limones. Fue un proceso largo, pero muy enriquecedor, aprendí a cambiar mi mapa mental y sobre todo aprendí y experimenté las bondades del poderoso limón. 

Sinonimia Científica: Citrus Limonum Risso, Citrus medica var. limon L. 

Sinonimia Hispánica: Limón (agrio), limón real, limón verdadero; Cat: Llimoner, llimonera, tarongina, citronella (fruto: llimó, llimona, llima). 

Hábitat: Es originario de Asia central, sur de la China y de las regiones próximas al Himalaya. Hoy en día podemos encontrarlo en las regiones templadas de todo el mundo. 

Descripción: Árbol de mediana estatura de la familia de las Rutáceas. Sus hojas son perennnes con espinas en su base. La corteza de sus frutos está formada por dos capas: una externa en la que se hallan las glándulas secretoras de la esencia, fina y de color amarillo, llamada flavedo; y otra más interna, blanca y más gruesa, conocida como albedo. 

Partes utilizables: Las hojas y  los frutos, incluida su corteza. 

Propiedades e indicaciones: Las hojas del limonero contienen principalmente una esencia aromática compuesta por d-limoneno y  l-linanol. Estas esencias son sedantes y antiespasmódicas. Se recomienda su uso para las personas que padecen de nerviosismo, insomnio, palpitaciones, jaquecas o asmas. Dada su acción sudorífica, es muy bueno para los enfermos que sufren de fiebre. La corteza del fruto tiene propiedades tonificantes sobre el aparato digestivo, y es recomendado para todos aquellos que padecen de inapetencia, digestiones pesadas y mal funcionamiento del estómago. El zumo (jugo) de limón contiene las vitaminas del complejo B y es rico en vitamina C, sales minerales, ácidos orgánicos y flavonoides. 
Son muchos los efectos que se le atribuyen al limón, pero lo más importantes y los avalados científicamente son los siguientes:

  • Antiescorbútico: El escorbuto es la enfermedad que se origina como consecuencia de la falta de vitamina C; por eso, es la propiedad más importante del limón. El escaramujo y el grosellero son dos de las plantas que le ganan al limón por su concentrado de vitamina C; pero aún así el limón es el rey ganador por su equilibrada composición en sales minerales y ácidos orgánicos que combaten eficazmente cualquier carencia de vitamina C. 
  • Tonificante: El jugo de  limón una vez que entra al estómago, se convierte en un potente neutralizador, tanto del exceso de alcalinos como de los ácidos. Sus vitaminas, sales minerales y ácidos estimulan la actividad de los órganos digestivos, revitalizando todo el organismo; por eso es muy conveniente a los que sufren de dispepsia y acidez de estómago. 
  • Alcalinizante y depurativo: El limón es uno de los alcalinizadores por excelencia (si no es que es el número uno). Es muy útil para las personas que padecen ácido úrico, cálculos renales, gota o artritis ya que facilita la disolución y eliminación de los sedimentos úricos de los riñones y de las articulaciones. 
  • Protector capilar y venotónico: Por su alto contenido en flavonoides el limón refuerza y sella la estabilidad de los vasos capilares, mejorando así la función de la circulación de las venas. Es muy aconsejable para los hipertensos, las personas que sufren de trombosis o embolias. 
  • Antiséptico: Uno de los mejores antisépticos que la naturaleza nos regala es el limón. Yo diría que es uno de los bactericidas por excelencia. Aplicado localmente es muy útil para combatir las infecciones de las anginas; al igual que es beneficioso para todo tipo de heridas y úlceras cutáneas. 
  • Cosmético: El jugo de limón suaviza, hidrata la piel y fortalece las uñas. 
Así que ya lo saben el limón no nos corta la sangre, es excelente en todas sus formas, tamaños, sabores y colores... 

Tips: 
. Jugo de tres limones con una cucharadita de bicarbonato de sodio es excelente para desinfectar las verduras y los vegetales. 
. El jugo de un limón en media taza de agua tibia ayuda a desinflamar y activa el proceso de la digestión. 
. La cascara de limón macerada con vinagre de manzana es perfecta para usar como desengrasante en la cocina. 
. El jugo de medio limón, media cucharada de azúcar mascabado y media cucharadita de vinagre de manzana ayudan a refinar (cerrar) los poros. Además que exfolia y limpia la piel. 


Glosario: 

- Flavonoide: Son pigmentos vegetales que tienen poderes antioxidantes y son muy útiles para prevenir el envejecimiento celular y los procesos degenerativos. 

Bibliografía: 

Enciclopedia de las plantas medicinales. Dr. Jorge D. Pamplona Roger. Editorial: SAFELIZ



No hay comentarios:

Publicar un comentario